Caeleb Dressel, nadador olímpico: mi felicidad la encontré en Dios

Teniendo uno de los mejores récords mundiales y una multipremiada participación durante su participación en los Juegos Olímpicos Tokio 2020, un atleta habló sobre la confianza que deposito en Dios para poder participar.

Caeleb Dressel

Caeleb Dressel, nadador olímpico originario de EE.UU, batió todos los récords durante su participación en Tokio 2020, llevándose a casa 5 medallas doradas; a su vez, dentro de sus logros, logró romper uno de sus propios récords en el estilo mariposa.

Con 24 años, Dressel recorrió en 49.45 segundos su carril en estilo mariposa y por 5 centésimas rompió su propio récord logrado apenas hacía dos días de haberlo conseguido en los 100 metros de estilo libre.

“Es un año muy duro, muy duro, así que ver los resultados, estoy feliz”, comentó a los periodistas al final de la carrera.

Sin embargo, su fuerza no proviene de la preparación física que tuvo sino de Dios, quien le dio la habilidad de destacarse en la natación; área de su vida de la que Él ha hablado abiertamente, puesto que en su hombro izquierdo hay un tatuaje sobre Isaías 40 y un águila, el cual habla sobre la renovación de fuerzas en el Señor.

“Es la razón por la que estoy en el deporte, no solo para ir rápido, sino para inspirar a la gente y mostrarles dónde encuentro mi felicidad con lo que Dios me ha dado”, enfatizó en el año 2015 sin saber que hoy por hoy se convertiría en uno de los más reconocidos en el mundo.

Caeleb Dressel

Viniendo de un hogar cristiano, su fe creció estando en la Universidad de Florida, donde asistió a una iglesia de Gainesville; incluso fue el Espíritu Santo quien le dio la motivación para continuar cuando nadar ya no le apasionaba.

“Al salir de eso, comencé a nadar de nuevo y realmente puse toda mi confianza en Dios y sabiendo que Él se encargará de todo por mí, para bien o para mal. Realmente aprendí mucho, y realmente aprendí a ver la luz al final del túnel y a confiar en lo que Dios está haciendo, ya sea un momento difícil en tu vida o un pináculo en tu vida, tomar pausas y confiar realmente en lo que está haciendo”, dijo Dressel al Baptist Standard hace unos años.

Y fue esa fuerza que Dios puso en él, el impulso que lo llevó a ser un orgullo para toda su nación, pues logró lo que se había propuesto y va por más en el futuro.

Deja tus comentarios