¡Feliz Día Internacional de la Paz!

El Día Internacional de la Paz, se celebra cada año el 21 de septiembre en todo el mundo y tiene como propósito fortalecer los ideales de la paz, a través de la observación de 24 horas de no violencia y alto al fuego, de acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas.

¡Feliz Día Internacional de la Paz!

De manera que, dicha celebración data desde el año 1981, cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas estableció esta fecha, coincidiendo con la Declaración Universal de los Derechos Humanos (UDHR), que manifiesta en su artículo 3, que “todo individuo tiene derecho a la vida, la libertad y a la seguridad de su persona”.

Sin embargo, fue en el 2001 cuando, la ONU se propuso designar este día como una jornada de no violencia y alto al fuego, por lo que fue declarado el 21 de septiembre de cada año como una fecha para el fortalecimiento de los ideales de la paz durante 24 horas.

Del mismo modo, es necesario que recordemos que la violencia armada no es el único tipo de violencia que existe en el mundo; por ello las Naciones Unidas instan a los ciudadanos de todo el mundo a realizar pequeñas acciones para fomentar la resolución de conflictos de forma pacífica cuando surjan desacuerdos en su entorno.

«Nuestro llamamiento a un alto el fuego global se está haciendo sentir en muchos lugares y en muchos grupos distintos. Si bien la desconfianza puede dificultar que se lleve a cabo, me alienta el abrumador respaldo que ha recibido de la sociedad civil, que puede influir y movilizar a la gente a nivel comunitario»,  Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, 2020.

¡Feliz Día Internacional de la Paz!

En ese sentido, se tiene conocimiento sobre el tema de la violencia y que el mismo es un problema que ataca a la población mundial, por ello se convierte en algo más que urgente para atenderlo; la mejor manera es comenzando por promover la idea de un mundo sin violencia.

Ideas para promover la Paz

Las noticias que nos llegan por televisión, radio o Internet nos cuentan historias de personas afectadas por la guerra o conflictos, relatan historias de niños que todavía sufren por malnutrición y no tienen acceso a la educación; a su vez, se muestran imágenes de migrantes que abandonan sus propios países con la esperanza de encontrar una vida digna en otra parte del planeta. Todas estas personas son nuestros contemporáneos y sus historias de vida afectan nuestro día a día.

Ciertamente, todos queremos que el mundo sea un lugar mejor para vivir. De hecho, en un día es difícil tener un efecto grande en la política mundial, resolver conflictos internacionales o acabar con el hambre. Sin embargo, hay tantos gestos de paz que pueden transformar nuestro día a día.

De modo que, hoy 21 de septiembre mientras en unidad celebramos el Día Internacional de la Paz, aprovechamos de regalarte 13 ideas que puedes hacer en familia, con amigos y/o compañeros de trabajo para promover la paz:

  1. Puedes pasar un tiempo en la naturaleza, respirar profundamente y escuchar el silencio a tu alrededor; el bienestar emocional es importante para ti y tu familia.
  2. Enséñales una canción de paz a tus hijos y, si puedes, acompáñala de gestos. También, puedes dibujar junto a ellos un mural sobre la paz en el mundo.
  3. Toma una foto (por ejemplo: un retrato de tu familia o amigos) para celebrar un momento de paz.
  4. Busca amar, no controlar a los demás: No trates de imponer tu voluntad, piensa en paz antes del poder: ponte en los zapatos de los demás e imagina sus emociones, ¿qué sientes tú? Es momento de comenzar a empatizar con las personas que te rodean.
  5. Modera tus convicciones: Cuando sientas que estás seguro de tu verdad, duda, cuestiónate. Puedes dejar a un lado esa certeza y considerar la perspectiva diferente. No es sencillo mantener una mente abierta, pero es muy gratificante comprender y conocer el pensamiento ajeno.
  6. Practica la tolerancia: La tolerancia se trata de disfrutar de la diversidad, un primer paso es concentrarte sólo en lo positivo de los otros. Si te sorprendes sacando conclusiones negativas y apresuradas sobre las personas, busca los argumentos positivos para demostrarte lo contrario. De hecho, si te tomas un momento para recordar que en realidad la mayoría conflictos en el mundo se deben a la intolerancia puede que ello te estimule.
  7. Sé pacífico: Una persona pacífica no debería utilizar la violencia contra otra persona o cualquier ser que siente. A pesar, que en este mundo existe mucha violencia, puedes tomar la decisión de no dejar que la muerte y el asesinato sean parte de tu filosofía de vida. Por ello, el evitar los estímulos violentos y rodearte de un ambiente que invite a la paz puede ser de gran utilidad.
  8. Reflexiona: Reflexionar sobre tus pensamientos es una excelente idea; en muchas ocasiones no hacerlo ha traído desagradables consecuencias. Aunque, ciertamente, a veces es mejor actuar con rapidez. Pero, cuando nuestra seguridad no está en riesgo, podemos detenernos y preguntarnos si la respuesta que pensamos primero es la mejor.
  9. Busca el perdón, no la venganza: Vive en el presente y no en el pasado, el perdón te libera del resentimiento y te lleva a estar más cerca de la armonía.
  10. Encuentra tu paz interior: Sin ella te sentirás constantemente en conflicto. El dedicar toda tu atención a las posesiones y mejorar tu estilo de vida te hará sentir una y otra vez infeliz porque estás descuidando tu valor interior. ¡Busca tu paz interna!
  11. Vive alegre: El decidir elegir ver la maravilla y la belleza del mundo es un antídoto absolutamente eficaz contra la violencia, es difícil ser violento contra lo que nos parece agradable, contra lo que te da felicidad.
  12. Sé el cambio que desearías ver en el mundo: El buen juez por su casa empieza, dice un refrán popular, así que ese deseo, esa imagen que tienes de cómo deberían ser las personas con los demás, muéstralo con tu propio ejemplo, sé tú mismo así como quisieras que fueran los otros.
  13. Amplía tu comprensión de la paz: Todos somos libres de elegir nuestro propio camino. Entre más realidades distintas podamos comprender mucho más amplio será nuestro conocimiento sobre la paz y sus caminos.

Recuerda: ¡La paz es para todos! Vivir en paz es hacerlo en armonía contigo mismo, con los demás y con todos los seres vivos a tu alrededor. El poder vivir en paz es un proceso tanto externo como interno.

  • De manera exterior: hace referencia al estilo de vida en la cual nos respetamos y amamos los unos a los otros, pensamos y conciliamos nuestras diferencias culturales, religiosas y políticas.
  • De manera interior: es cuando todos tenemos que buscar dentro de nuestros corazones y mentes, y entender el miedo que impulsa la violencia, porque si ignoramos la rabia interna, la tormenta de afuera nunca cesará.
Deja tus comentarios