Niños y Tareas Domésticas: ¿Es necesario involucrarlos?

Es importante enseñar e involucrar a los niños en los quehaceres del hogar ya que, sí como adultos hacemos las cosas por ellos, no aprenderán a hacerlas y estaremos retrasando el desarrollo de sus capacidades y disminuyendo la confianza en sí mismos en cambio, al hacerlos participes de las tareas cotidianas se sentirán útiles y valorados como miembros de la familia.

Algunas de las razones por las que debemos enseñarles a los niños a ser partícipes en las actividades del hogar son las siguientes:

  1. Satisface la necesidad de cuidarse a sí mismos, los niños nacen deseando ocuparse de sus propias cosas, queriendo vestirse solos, elegir su ropa, la mayoría de los niños de 2 años prefiere usar los zapatos al revés, antes que dejar que se los coloquen, salir despeinados, antes que dejarse peinar; ¿cómo es que terminamos con tantos adolescentes y adultos que no pueden manejar su propia vida? Todo esto, se origina cuando el padre o la madre insisten en colocarle los zapatos al niño para llegar a tiempo a algún sitio, comienza cuando se sientan a darle la comida porque se ensucia menos, es allí cuando le restamos autonomía, responsabilidad, independencia y estima, pues le digo de manera indirecta con mis actos: «tú no puedes hacerlo, no sabes, necesitas que lo haga por ti».
  2. Satisface la necesidad de servir en un equipo familiar, los niños deben ser miembros contribuyentes de la familia, muchos padres creen que no vale la pena por lo problemático y tedioso que resulta hacer que los niños hagan oficios, pero cuando los hacen, se sienten como miembros del equipo familiar ya que trabaja para el bien de la familia, lo que los hace más maduros emocionalmente, si decimos que los niños tienen otras cosas qué hacer y muchas actividades escolares y no se pueden encargar de sus responsabilidades en el hogar, le enseñamos que es más importante el trabajo que la familia, debemos enseñarles que la familia es una prioridad.

Las tareas domésticas se convierten en una oportunidad para servir a otros, para interesarse por otra persona.

  1. Satisface la necesidad de desarrollar ética del trabajo, los niños que no aprenden a colaborar como parte de un equipo familiar, posiblemente no sean capaces de funcionar como parte de un equipo de trabajo, pues sienten que no deben esforzarse tanto para alcanzar las cosas, ya que están acostumbrados a que todo se le dé fácilmente, tienen baja tolerancia a la frustración, trasladan su nivel del hogar al nivel social y laboral, pueden crecer con la perspectiva de que todo se lo tienen que dar.
  2. Satisface necesidad de preocuparse por el entorno, si no aprendemos a cuidar nuestro pequeño espacio, no cuidaremos uno más grande. Desde niños necesitamos aprender a ser responsables de ordenar nuestro propio desorden.

 

Deja tus comentarios