¿Quién es más desleal: el que traiciona o el que toma venganza?

La deslealtad y la traición, son dolorosas, jamás esperamos que alguien en quien depositamos tiempo, confianza y cariño termine decepcionándonos, al punto de convertir todo lo bueno que sentimos por ellos en resentimientos y odios.
Todos al tener una amistad, relación o hermandad, olvidamos el significado que estas traen consigo y los valores que en ellas se ven comprometidos. Es importante, tener en cuenta como personas sobre que bases espirituales estamos formados y, lo que albergamos en nuestros corazones, ya que, depende de estos, la calidad de persona que podemos llegar a ser con los demás.

Únete a nuestro canal de Telegram. tenemos para ti lo mas relevante del mundo cristiano.

En ocasiones, es común actuar de la misma forma que los demás actúan con nosotros, como dice el dicho: «Ojo por ojo, diente por diente». ¿Pero, realmente es eso lo que Jesús nos enseñó? Veamos que nos dice Jesús en su palabra:
Lucas 6:29-30 dice: «Si alguien te da una bofetada en una mejilla, ofrécele también la otra mejilla. Si alguien te exige el abrigo, ofrécele también la camisa. Dale a cualquiera que te pida; y cuando te quiten las cosas, no trates de recuperarlas». Este es uno de los versículos más conocidos, en algún momento habrás escuchado decir a alguien «Coloca la otra mejilla».
Pues bien, en esta palabra Jesús es claro en decirnos que no está bien pagar con la misma moneda, ni de la misma manera, en otros términos. La palabra de Dios nos insta en todo momento a ser leales, aunque hay casos en los que ser leal puede doler y ser difícil, puesto que a nadie, le gustaría ser traicionado.
En Romanos 12:19, Dios nos dice: «Amados, nunca os venguéis vosotros mismos, sino dad lugar a la ira de Dios, porque escrito está: MÍA ES LA VENGANZA, YO PAGARE, dice el Señor».
En este versículo podemos ver que Dios es un Dios de justicia, que no dejara impune la falta que contra ti se ha cometido; aclara que, hagas aún lado tu ira, que sea la ira de Él, la que tome poder en la traición o deslealtad cometida hacia tu persona.
La traición o deslealtad es lo contrario de ser leal, pero si te consideras alguien leal crees tú que ¿estaría bien tomar venganza por tu propia mano? Veamos que nos dice la palabra de Dios al respecto:
Romanos 2:5-6 «Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira, para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, el cual pagará a cada uno conforme a sus obras».
Este versículo es para reflexionar, puesto que, la gran pregunta es: ¿Si Jesús viniera hoy estás listo para irte con Él? Y más serio aún, ¿estarías listo para ser juzgado por Dios?
Es por ello, que debes detenerte a pensar por un momento, antes de dejarte llevar por la ira, si tomas venganza y justicia con tus propias manos, la ira de Dios será contra ti, más si dejas la justicia en sus manos será la ira de Él contra tus enemigos, para ti será su consuelo y su paz que sobrepasan todo entendimiento.
Para finalizar, me gustaría decirte que, tomar venganza y justicia con tus manos, te hace ser igual o hasta más desleal que la otra persona, porque alguien que es realmente leal lo es hasta el final, incluso, delante de la traición, sigue siendo leal; el mejor ejemplo de lealtad lo podemos ver y aprender de Jesús, que nunca abandono a Pedro y a Judá, aun sabiendo que ellos lo traicionarían.
Síguenos en Instagram. Ofrecemos lo mejor en entretenimiento cristiano.
Deja tus comentarios